Atemporalidades










miércoles, 19 de mayo de 2010

Destiempos












Ablandando el tiempo con su inmovilidad perpetua, quietas y verduzcas manecillas marcan sólo la hora por ti deseada y es a tu pecho relicario aún de gemas que seguirán calmas. Pende helada en su perfección verde amatista en su soporte de plata fina . Su cadena derrocha resplandores violetas y nacaradas perlas de agua salada.
Que sea de ti augurio de buena ventura y demás preciadas prosperidades.

No hay comentarios: